Tiempo de lectura: 3 minutos

La izquierda converge hacia una nueva y flamante denominación. Ahora no es más la Nueva Mayoría tal como ha dejado de ser tantas cosas, tal como dejó de ser Concertación, de ser Unidad Popular, de ser Frente de Acción Popular, etc.

Una y otra vez su oferta cambia de nombre para desprenderse del fracaso asociado a sus anteriores pieles semánticas y simultáneamente ocultar lo que siempre ha sido y siempre ha pretendido, la construcción del socialismo. En suma, tras tantos trasvestismos verbales la izquierda ya no se atreve a llamarse por su nombre, al socialismo se lo disfraza como progresismo, al comunismo ni siquiera se lo menciona y la dictadura popular no es ya más dictadura sino como dijo memorablemente Saint Just, uno de los líderes de la revolución francesa, el “forzar al ciudadano a ser libre”.

Para este ejercicio de travestismo e hipocresía se escogió una palabra muy adecuada, “progreso” y su avatar activista, “progresismo”. “Progreso” tiene excelente prensa desde el siglo de las Luces hasta el día de hoy. ¿Quién podría estar en contra? El progreso o más bien la palabra que lo menta es exitoso en sí mismo. No necesita explicación, justificación, porque entraña necesariamente el pasar de un estado de cosas a otro mejor. El socialismo, en cambio, carece de esa virtud inmanente porque la experiencia histórica ha asociado dicho término, al contrario, a toda la variedad posible de fracasos y por eso todo el tiempo necesita explicaciones: se fracasó por culpa del “culto a la personalidad”, se fracasó por la acción siniestra del imperialismo, se ha fracasado porque se instauró en el país indebido, ha fracasado porque necesita más tiempo, fracasa porque no se dieron las condiciones, fracasa por el sabotaje de los fachos, etc. Podría decirse que el mayor y único éxito del socialismo ha sido su fertilidad para dar explicaciones acerca de su fracaso.

Amén de sus virtudes intrínsecas y automáticas, el vocablo es el más adecuado para ponerse en sintonía con el talante mental de la izquierda, la cual, como toda Fe, instila en sus feligreses la convicción de ser portadores de la Verdad Revelada, Absoluta e Innegable. La verdad revelada es, en este caso, sinónimo del progreso; en efecto, puesto que cada una de las aseveraciones del sector sobre cada materia o tema posible es INDUDABLE, de ello se sigue que aceptarlas y ponerlas en práctica equivale necesariamente a progresar. Al mismo tiempo, sin embargo, esta Fe, como toda Fe, es susceptible a las herejías. Siendo tan vagos, difusos y contradictorios los dogmas, tan incomprobables por medio de la lógica o el sentido común, es también de entera necesidad que surjan las más diversas interpretaciones acerca de su verdadera” naturaleza. Recuérdense las serias diferencias sectarias nacidas en la Cristiandad desde el siglo III y siguientes relativas a la naturaleza de Cristo. Todos estaban de acuerdo en que era hijo de Dios, pero, ¿cómo se traducía esa filiación en lo relativo a su sustancia? ¿Era simultáneamente humana y divina? ¿Era solamente divina y su presencia como hombre torturado y crucificado una farsa? ¿Era sólo humano? ¿Era de sustancia parecida pero idéntica a la del Señor? La Iglesia trató repetidas veces de subsanar esas diferencias mediante concilios ecuménicos tal como hoy la izquierda -el “progresismo”– lo intenta con reiterados llamados “ a la unidad”. También el nuevo nombre de la coalición intenta lo mismo pues no puede hablarse de convergencia si no hay previamente disidencia, distancia. “Convergencia Progresista” es entonces no sólo una nueva marca registrada sino una invocación para que la mercancía que menta la marca llegue a adquirir realidad. ¡Converged hermanos, a ver si recuperamos el poder! También podría considerarse el nuevo término como un breve obituario pues si acaso hay divergencias que se desean hacer converger es porque no hay ya una doctrina sólida y central que sea ella misma la razón de ser de la izquierda y mantenga a sus fieles natural y tácitamente unidos. Quizás el sólo hecho de no estarse usando la palabra debida, “izquierda”, indica que no se sabe ya qué se estaría mentando con aquella.

Facebook Comments

1 COMMENT

  1. Comunismo debe ser un defecto celular.
    Se piensa que los delincuentes tienen una falla de antepasados en sus genes (a.d.n.)
    Los comunistas actualmente vienen con el “pecado original” y sin ser bautizados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here